La vida de Dios

El Pastor Gabriel Acero nos compartió este domingo sobre la importancia de permanecer conectados a la vida de Dios.

Dios es el autor, el creador de vida: ZOÉ, que es la vida eterna que solamente Él posee.

Al leer el primer capítulo de Génesis vemos que Dios creó todas las cosas con la palabra de su poder. Le habló directamente a la fuente de poder, a la tierra y le dijo: Produzca la tierra …. Y la tierra produjo hierba y árboles y más tarde seres vivientes, bestias y animales. Después le habló a las aguas: Produzcan las aguas seres vivientes, y las aguas produjeron seres vivientes. Pero al crear al hombre se habló a sí mismo: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza… y creó al hombre y sopló en él aliento de vida: ZOÉ. Su misma vida dentro del hombre. Lo creó para vivir eternamente, no tenía conocimiento de lo que era la muerte, por eso no tenía miedo a ella.

Pero el hombre escogió desobedecer y perdió la esencia de la vida de Dios y empezó a morir. Vinieron las enfermedades, el dolor, la corrupción.

Génesis 3.10. Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.11 Y Dios le dijo:¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses

El hombre no fue creado ni estaba preparado para tener este conocimiento: ¿Quién te enseñó a tener miedo, enfermedad, soledad, depresión, pobreza? Se desconectó de la fuente de poder y aprendió a morir.

Pero Jesús vino a rescatar lo que se había perdido. Es el Verbo, la palabra, vino a darnos vida en abundancia a conectarnos con el cielo, con la eternidad,

Juan 10.10. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Vino para que tuviéramos ZOÉ en abundancia, porque separados de esta vida nada podemos hacer. Así como un pez no sobrevive fuera del agua o una vaca no puede sobrevivir sin comer la hierba que produce la tierra, su fuente de poder.

Nosotros podemos escoger a quién estamos conectados: a la muerte o a la vida, si nos conectamos al mundo estaremos conectados a la muerte, y eso precisamente es lo que produciremos. Por lo que debemos recordar que estar conectados a la fuente de poder de donde provenimos, a la vida de Dios.

El conectarte a esta vida te hará vivir la vida en abundancia que Dios tiene para ti y nadar en los ríos de agua viva que brotan de su presencia.

Cuando vienes a Cristo y mientras más te llenas de su palabra, más vida tendrás, pues sus palabras son espíritu y son vida. Empezarás a ser lleno de vida, de gracia, a ser lo que no eras, a ser transformado a su imagen. Te apartas de la muerte, del fracaso, de la enfermedad, porque empiezas a ser ZOÉ. Hoy Dios te está impartiendo la vida ZOÉ.

La muerte no existe para ti, porque moriste juntamente con Cristo y estás sentado en los lugares celestiales, ya estás en lo eterno.

Aprende a vivir sano, libre, próspero, feliz.

Apocalipsis 22.1-2. Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero.2 En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *