Palabra vivificada que transforma – Lourdes Morato

Nadie puede decirle Señor a Jesucristo, sino es porque ya el Espíritu Santo ha traído esa convicción a su corazón. Gracias a la convicción de pecado que el Espíritu Santo ha traído a nosotros, es que hoy podemos arrepentirnos de nuestros pecados.

La Dra. Lorudes Morato, nos enseñó este domingo que una vez que hemos pasado a ser hijos de Dios, necesitamos entrar en un proceso de transformación continuo a través de la rendición y la formación, pero este proceso sería imposible lograrlo sin tener intimidad con el Espíritu Santo.
Si ahora como creyentes deseamos dar a conocer a Jesucristo al mundo, y eso incluye familia, amigos, compañeros de trabajo, es decir, conocidos y desconocidos, tenemos que entrar en esa intimidad. Si deseas que el Espíritu Santo te capacite, de empodere y de la revelación de cómo hacerlo, es sumamente necesario que pases tiempo con Él para que podamos desarrollar la mente de Cristo y así,podamos reflejar su imagen en nuestra vida.