Así sea – Pastor Arq. Gabriel Acero

Le damos gracias a Dios porque cada domingo nos sorprende con una nueva revelación de su Espíritu Santo, a través de nuestro Pastor Gabriel Acero, quien nos compartió acerca del poder de la palabra que sale de la boca de Dios, ya que es vida para nosotros y sostiene todo lo que somos.

Cuando una persona no tiene la palabra de Dios morando en abundancia en su corazón, no tiene la vida de Dios y andará solamente en la carne, lo cual para nada aprovecha.

Hoy estás recibiendo una palabra de unción, de vida, de transformación para tu ser. Lo que aquí escuchas no son consejos éticos ni lógica ni moral, sino palabra que te da vida y te hace un ser eterno, pues eres traspasado de este mundo a la eternidad.
Génesis 1.3. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.
Al decir Dios la palabra: Sea, se materializaron las cosas.

Cuando Dios dice Sea todo se materializa, todo cambia y se transforma al instante porque su poder creativo está presente. Así lo hizo con toda su creación y solamente al  crear al hombre, hizo algo diferente:
Génesis 2.7. Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.
El hombre era algo inerte, hasta que al soplar en su nariz, le impartió vida, algo que sólo Dios tiene el poder para hacer. Y el hombre fue un ser viviente, creado a su imagen y semejanza, con capacidad para hablar.

Y al ser un ser parlante, cuando el hombre dice: Sea, las cosas que el hombre hable también se van a materializar, pues Dios le dio autoridad, puede declarar y materializar las cosas a través de la palabra que hable.

Es el único ser con cuerpo materializado, con cuerpo y con espíritu. El diablo y los ángeles son seres espirituales sin cuerpo, solamente Jesús es un ser espiritual con un cuerpo materializado que gobierna en el trono de Dios representándonos.

A Satanás le fue arrancada la vida de Dios que se le había otorgado, pues cambió las palabras de Dios por su propia palabra: …por siempre dejarás de ser… Lo mismo sucede cuando quitas la palabra de Dios y pones tus palabras: dejas de ser, de tener y moverte en su vida. Debes, como lo hizo Jesús, hablar las palabras del Padre, de espíritu y de vida, que producirán y materializarán todo lo que hay en el cielo. Las palabras de Dios son sentencias puestas sobre tu vida, que se harán realidad no por tu fuerza, sino por el Espíritu de Dios.
1 Pedro 1.16. porque escrito está: Sean santos, porque yo soy santo.
Juan 1.12. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.
Dios te dio la potestad de ser, de cumplir la  voluntad del cielo, de tener su genética.

Hoy puedes escoger entre hablar las palabras del diablo, del mundo, o hablar las palabras del Padre y que sean materializadas de acuerdo a su voluntad.

Había un acta de decretos en tu contra, pero lo que habían dicho que eras: fracasado, pecador, etc., Jesús la anuló en la cruz puso otra acta que dice: se santo, se libre, se sano, como Yo soy.

Mucho de lo que eres y haces es debido a los decretos que tú mismo has hablado, pero hoy es el día para anularlos y empezar a hablar conforme a lo que Dios dice que eres.

Escucha esta poderosa conferencia con la que recibirás palabra de espíritu y de vida que transformará tu vida, la vida de tus seres queridos y tu manera de vivir.