Bienestar

Bienestar

Dios te creó a su imagen y semejanza, e hizo de ti un ser completo y trino: espíritu, alma y cuerpo.

1 Tesalonicenses 5.23. Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.Dios es espíritu y al ser creados a su imagen y semejanza, también somos un espíritu (Jn. 4.24), somos uno con el Espíritu cuando nos unimos a Él (1 Co. 6.17).

Hoy te ayudaremos a entender cada una de estas partes. ¿Qué funciones tienen? y ¿Cómo alimentarlos?

FUNCIONES DEL ESPÍRITU:

Nuestro espíritu debe estar conectado con Espíritu de Dios, es el canal de comunicación. Debemos tener una relación íntima, porque Él nos da la dirección, nos convence del pecado y nos guía a la verdad. Además, el Espíritu Santo es nuestro Consolador. (Juan 16.7)

Es importante saber que nada ni nadie nos podrán separar del amor que Dios tiene por nosotros.

Romanos 8:38-39. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

¿Cómo alimentar mi espíritu?

Adorando en espíritu y verdad. Orando sin cesar (1 Tes. 5:17); es decir, todo el día y a todas horas en cualquier situación que estés pasando. Orando en lenguas; para edificación de tí misma (1 Co. 14.44). Ayunando, declarando, confesando y leyendo la palabra de Dios. Estos puntos te darán la llave para que seas libre, tengas una mejor comunicación con tu Padre que está en los cielos y vivas en la verdad.

FUNCIONES DEL ALMA:

El alma es la que constituye la personalidad del hombre y está compuesta por tres partes: la mente, la voluntad y las emociones.

La mente es la función más importante del alma, si nuestra  mente está oscurecida o llena de pensamientos negativos, nunca podremos llegar al verdadero conocimiento de la verdad.
Para combatir esos pensamientos debemos renovar nuestra mente, para conocer y hacer la verdadera voluntad de Dios en nuestras vidas.

Romanos 12.2.  No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Función de la voluntad:

La voluntad  es el instrumento para tomar decisiones.

Juan 7.17. El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta.
Decide pues servir a Dios o pecar. En la voluntad está el poder de tomar decisiones. Tú decides SI o NO.

Función de las emociones:

Las emociones son importantes para la vida humana, pero no puedes ser guiada por ellas.  Son muchas las emociones como: alegría, odio, angustia, amor, gozo.

Un versículo importante de la palabra de Dios que nos habló hoy fue:

Isaías 61.10.  En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas.

¿Cómo alimentar el alma?

Como dijimos anteriormente renovando nuestra mente, conforme a la palabra de Dios.

FUNCIONES DEL CUERPO:

Nuestro cuerpo se constituye por los cinco sentidos: tacto, gusto, olfato, oído, vista.

La palabra de Dios dice que es nuestra casa terrenal.

2 Corintios 5.1. Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.

Ten cuidado de qué te estás llenado: ¿Qué estás escuchando?, ¿Qué estás viendo? ¿Te estás llenado de la palabra o de las cosas del mundo?

Dios te ha dado dominio propio  para que disciplines tu cuerpo y lo cuides, ya sea en el ámbito sexual o en la alimentación. Dios te dio un cuerpo perfecto y sano, así que ninguna enfermedad es legal en tu vida. Dios te da sabiduría para escoger entre lo bueno y lo malo. Sé persistente, perseverante, cuando le pides algo Él no te fallará.

Atesora en tu corazón estas dos promesas cuando pienses que todo está perdido o sientas que tu sueño no se va a cumplir.

Hebreos 13.5. Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré;
Filipenses 4.13.  Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

¿Cómo alimentar tu cuerpo?

Disminuye el volumen de tus comidas
Mastica bien los alimentos y pon atención mientras comes.
Duerme al menos siete horas cada día.
Varía tus comidas.
Consume de 8-10 vasos de agua al día.
Tu cuerpo es un don divino, tu cuidado es una prueba de gratitud.
Planifica y realiza un plan de ejercicio
Descansa, diviértete, distráete adecuadamente.
Cualquier acción hacia la salud genera alegría.
Busca un entrenador físico o videos en la computadora.
Programa una hora matutina para cuidar tu cuerpo.
Coloca imágenes visuales que te motiven.
Busca hábitos alimenticios saludables.
Los buenos hábitos pueden reemplazar a los malos hábitos.
Los cambios pequeños dan a luz grandes recompensas.
Calma y haz las cosas correctamente.
Cada una de las partes por las que estás formada es muy importante y tiene su función específica. Hoy es el día para establecer el orden en tu vida: tu espíritu debe siempre gobernar sobre tu alma y tu cuerpo, pues eres un espíritu, que tiene un alma y habita en un cuerpo.

Recuerda: Que tus sueños pesen más que tus excusas. Sé humilde, perdónate por las cosas que no has entregado a Dios. Pídele al Espíritu Santo que te guíe, que se active en tí para tener una relación diaria  con el Señor.

Renueva tu mente para obtener la libertad y verdad en Jesús. Llénate de sabiduría y de la palabra. Concéntrate en poner todos estos puntos en práctica. Cuida tus sentimientos, sentidos, tu cuerpo porque eres templo del Espíritu Santo. Eres una mujer integral y decide ser una mujer espiritual.