Construyendo Sueños

Construyendo Sueños

Este taller práctico está sustentado en la palabra  de Dios en el versículo:

Habacuc 2. 1-4. Sobre mi guarda estaré, y sobre la fortaleza afirmaré el pie, y velaré para ver lo que se me dirá, y qué he de responder tocante a mi queja.2 Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella.3 Aunque la visión tardará aún por un tiempo, más se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.4 He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; más el justo por su fe vivirá.

Según este versículo existen cinco principios para empezar a crear un sueño:

1. Ver. Así como Habacuc vio la profecía y recibió la visión así debes visualizar tus sueños.
2. Escribir. Escribe todos los sueños que Dios te da desde el fondo de su corazón y bájalos a tu carpeta.  Redacta de forma positiva.
3. Declarar. Debes hablar y  compartir tus sueños con los demás.
4. Creer. Debes tener fe para creer en tu sueño, pues nuestro Padre te lo dio.
5. Agradecer. Aunque tu sueño tarde en cumplirse, espéralo, porque sin duda vendrá  y no tardará. No te detengas a ver las circunstancias por las que estás viviendo.

Los sueños deben ser claros, específicos, medibles, realistas y alcanzables.  Todo sueño debe estar sustentado en la palabra y con un tiempo determinado (corto, mediano, largo plazo).

Secciones de tu carpeta. Lo primero es ores y le pidas al Señor que te revele los sueños específicos que tiene para ti. Después haz un lluvia de ideas y escríbela. Clasifica cada una de estas ideas según estas secciones y sustenta cada sueño con un versículo. Aquí te damos varios versículos en los cuales los puedes sustentar:

A) Reconcíliate:   Tú le perteneces a Jesús. La perfecta obra que comenzó en tí la perfeccionará hasta tus últimos días. Ni lo alto ni lo profundo te podrá separar del amor de Dios. Ahora eres nueva criatura y te ha hecho su hija.

2 Corintios 5.17. De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

B) Carácter: Los frutos del espíritu están en tí: amor, gozo, paz, paciencia, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio.  Somete tu voluntad, tus emociones  y tendrás el carácter de Jesús.  Sus pensamientos son tus  pensamientos. El gozo del Señor es tu fortaleza.

Salmo 138.8.  Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos.

C) Propósito: Dones y talentos: Dios ya tiene todo planeado para ti desde antes de  la fundación del mundo. Cuando recibes a Jesús en tu corazón como tu Señor y Salvador recibes al Espíritu Santo y sus dones. Si no sabes cuál es tu don, píde en oración a Dios que te lo revele.
Salmos 139.16. Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.

1 Corintios 12.8-11. Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu;9 a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.10 A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

D) Familia: Dios puso un orden y un modelo a seguir contenido en su palabra: Dios en primer lugar, tu esposo, tus hijos y la iglesia. Dios quiere que tengas una familia exitosa, libre y con mucha paz.

Mateo 22.37.  Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

E) Finanzas: El dinero es un distractor, pero no lo es todo. Donde tienes tu tesoro, allí está tu corazón. Debes entregar tus finanzas a Dios y creer  que Él suplirá todo lo que necesites. Dios desea que seas prosperada en todas las cosas. Te quiere hacer libre de deudas. Trabaja honradamente para compartir.

Mateo 6.21.  Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.
Filipenses 4.19. Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

F) Relaciones interpersonales:   Debes amar a Dios para poder amar a tu prójimo. Dios quiere que tengas paz, esperanza, amor.  Pide perdón y se humilde. Lee su palabra, pide revelación, léela con pasión. Deja que su amor te inunde.

Mateo 22: 36-39  Maestro, ¿Cuál es el gran mandamiento en la ley? 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.38 Este es el primero y grande mandamiento.39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

G) Bienestar Físico: Fuiste creada a imagen y semejanza que Dios, un ser trino como Él es: un espíritu que tiene un alma y que mora en un cuerpo.  Somos espíritu para hacernos uno con Él. En el alma existen tres partes: mente, emociones, voluntad. El cuerpo es la casa terrenal, los cinco sentidos; cuida de qué te estas llenando. Él te dio un cuerpo perfecto y sano, te dio sabiduría para decidir entre lo bueno y lo malo.

1 Tesalonicenses 5:23. Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Plan de acción. Un vez que tengas tus sueños clasificados según cada área, para que cada uno de ellos se realice debes tener un plan de acción, basado en las preguntas: ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Para qué?

Trabaja en cada uno y empieza a actuar conforme a cada decisión que tomes.

Dios quiere que tengas una relación íntima con Él, que te sientas con libertad y  en  familia. Él quiere hacer de ti una mujer confiada, soñando de acuerdo a su corazón, poner sus pensamientos en tu mente y regalarte las mejores promesas contenidas en su palabra. Dios quiere darte imaginación del cielo y creatividad. Quiere activar tus dones, darte unción, darte una vida plena.  Las puertas del cielo están abiertas a tu favor, Él concederá las peticiones de tu corazón.  Ahora ya tienes todas las herramientas para comenzar a soñar de su mano.