Sueños Profesionales

Sueños Profesionales

Mujer, Dios quiere bendecirte. Es tiempo de aterrizar tus sueños, de bajar lo que hay en el cielo para tí a la tierra.Recuerda que naciste para vencer, y que Dios habla con las personas que tienen disposición para escucharlo y actuar conforme a ello.
Hoy es día para recordar tus sueños profesionales. Tal vez fueron truncados por un matrimonio, por necesidad económica, etc. y sientes que cada vez están más lejos o están definitivamente perdidos.

SOÑANDO DESPIERTA. Si sueñas despierta durante diferentes periodos del día, estando en el trabajo, en la escuela, manejando o simplemente acostada en tu cama, tal vez es solamente un síntoma de que estás ociosa.
En estos sueños somos llevadas a lugares que nunca van a existir y eventos que nunca van a convertirse en realidad y podemos perder el contacto con la realidad. Divagando sin aterrizar tus sueños, momentos ociosos que nos hacen pensar cosas indignas o simplemente en nada. Dios nos ha dado una creatividad que si no usamos para ocuparnos de algo digno, pueden llevarnos a algo indigno.

Proverbios 31.27. Está atenta a la marcha de su hogar, y el pan que come no es fruto del ocio. NBD.

Santiago 1.6. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.

Si te has sentido como una ola del mar, yendo y viniendo en medio de la ociosidad, has olvidado tus sueños y las olas te alejan de la realidad. Ser inconstante no te deja recibir lo que Dios tiene preparado para ti.

TU VERDADERA NATURALEZA
Si crees que no sabes hacer algo, lo vas postergando, o no tomas la iniciativa, es porque no te acuerdas de tu verdadera naturaleza.

Lucas 1.28-29. Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo:¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres.

Eres favorecida, Él está contigo y eres bendita entre todas las mujeres.
Si nadie te lo ha dicho y no te has dado cuenta de tu potencial, el Señor te está recordando. No te quedes soñando despierta, salte del mar y decide actuar conforme a tu naturaleza celestial. Empieza a aterrizar y definir tus sueños profesionales. Reconoce que eres una mujer victoriosa y habilitada, Dios tiene mucho más para ti.

¿QUÉ TE MUEVE A SER UNA MUJER EXITOSA?
¿Darle la gloria a Dios o sólo tener?

Trabajar por el dinero no es suficiente, no es sólo lo que necesitas. Lo vimos en la sesión de finanzas.
Débora es un ejemplo de una mujer vencedora que entendió su lugar y salió a pelear las batallas de Israel. Era una ama de casa y servía al pueblo de Dios como juez y profetiza, pero su motivación era glorificar a Dios. Tenía claro que Dios nos usa y nos bendice para que los demás digan: “mi Dios es grande”.
Jueces 4.9. —¡Está bien, iré contigo! —dijo Débora—. Pero, por la manera en que vas a encarar este asunto, la gloria no será tuya, ya que el Señor entregará a Sísara en manos de una mujer. Así que Débora fue con Barac hasta Cedes. NBD.
Tú debes dar una imagen precisa de quién es Dios y hacerlo todo para su gloria.

1 Corintios 10.31. Si, pues, comen o beben, o hacen otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios.
Proverbios 31 suena muy lejano, pero puedes ser una excelente profesionista y una excelente ama de casa. O puedes vivir ocupada y ser pésima ama de casa. Lo primero es salir de tu zona de confort, salir del ocio, humillarte delante e Dios y confiar en Él.

2 Tesalonicenses 3.10. Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.

Tal vez hoy no tienes trabajo porque te falta lo primero: tu sueño profesional.
Recuerda que el trabajo es un regalo de Dios para ti:

Eclesiastés 5.18-19. He aquí, pues, el bien que yo he visto: que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque esta es su parte.19 Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios.