El Señor arrancará de raíz las murallas y las montañas El Señor nos está metiendo a un nuevo tiempo. Lo nuevo viene. Fresco y bueno. Grande y extravagante. Nuestra naturaleza profética es para llevarnos a cumplir nuestro destino.

Cuando piensas que estás llegando a tu final, en realidad Dios está comenzando un nuevo principio para ti. Lo que parece tu derrota, será tu mayor victoria. Declara esto: ¡Yo voy rumbo a mi destino!

Deja un comentario