ADORACIÓN PROFÉTICA – Carmen Gloria

En esta segunda parte de la serie “Adoración a otro nivel”, Carmen Gloria nos enseñó que la adoración es el reconocimiento directo de la grandeza de Dios, expresado en alabanza y exaltación pública.

Si Dios reacciona a nuestra adoración, no es precisamente por la posición física en la que nos coloquemos o por levantar nuestras manos, sino por la condición de nuestro corazón hacia Él, cuando esta es con entrega y agradecimiento.

El fruto de una adoración genuina surge cuando ha venido por revelación a nuestras vidas, y no por imitación. 

Podemos postrarnos físicamente, pero lo más importante para el Señor, es que postremos nuestro corazón, rindiéndole nuestros pensamientos y todo nuestro ser. 

Deja un comentario