DÍA 2. EL SANADOR ESTÁ EN CASA.

DÍA 2. EL SANADOR ESTÁ EN CASA.

1 Pedro 2:24 (RVR1960) quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

PADRE: ¡Tu eres nuestro sanador! Jesucristo llevó sobre sí mismo los pecados y las enfermedades de cada uno de nosotros, para redimirnos de toda maldición. Ex. 15.26. ¡Lo creemos y lo declaramos con nuestra boca!

SEÑOR JESÚS: Somos tu iglesia, y en tu Nombre tomamos autoridad y declaramos que el corona virus, no toca nuestra vida ni la de nuestra familia. Oro sobre cada miembro de mi familia (di sus nombres) declarando salud sobre esta infección y sobre cualquier dolencia aguda o crónica. ¡Somos sanos, en el Nombre de Jesús!

SEÑOR JESÚS: Te reconocemos como el único sanador de los mexicanos, por lo que pedimos que derrames abundante gracia sobre cada conciudadan@, para ser librados de los estragos de esta y cualquier pandemia. ¡En tu Nombre, Señor Jesús!

DECLARA ESTA ESCRITURA EN VOZ ALTA, VARIAS VECES AL DÍA.

Isaías 53:3-5 (RVR1960) Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. 4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

PADRE: Tú eres quién sana, y tu poder sanador está obrando ahora mismo contra cualquier patógeno visible u oculto en nuestros cuerpos. Nos imponemos manos declarando que toda enfermedad y dolencia se desarraiga de nuestro cuerpo, en el Nombre de Jesús.

Deja un comentario