Tiempo de crecer y madurar.

Tiempo de crecer y madurar.

El Padre dice hoy, aprende a caminar conmigo durante las estaciones secas. Sión es el lugar alto en las cosas del Espíritu, y es la sede del gobierno. También es un lugar reseco por el sol y erosionado por el tiempo. Las experiencias emocionales, las visiones y las epifanías son encantadoras cuando caracterizan lo que Yo estoy haciendo en tu vida, pero no son el único medio por el que trabajo. Cuando no estés flotando en el aire o volando alto en alguna corriente espiritual de mi reino, tómate el tiempo de escuchar con mucha atención. ¿Qué fue lo último que Yo te dije que hicieras? Regresa al lugar anterior, la última tarea y situación en la que sabes que podrías arriesgar tu vida y en las que Yo estuve involucrado. Sé fiel allí. No huyas por la tangente. No te dejes engañar para buscar algo externo o dependencia externa. Mi reino está en tu interior. Muchos dicen: “Hélo, aquí” o “Hélo allá”. No salgas tras esas cosas o esas personas. Escucha mi voz apacible y tranquila y mantente firme en la simple tarea de la obediencia. Tu turno vendrá. Los riachuelos para refrescarse del río de mi Espíritu encontrarán el camino hacia tí para apagar la condición seca de tu alma en ese momento.

El enemigo nunca te tomará como presa, dice Dios. Te has aplicado a muchas sugerencias de otros que insistieron en que sabían lo correcto para orar o hablar sobre tí que traería el cambio. Intentaste convencerte pero te enfrentas al hecho; Poco ha cambiado. Eso no quiere decir que estaban equivocados o sin buenas intenciones. Significa que Yo soy un Dios celoso y nunca permitiré que la carne tome mi gloria para sí. Sigue confiando. Sigue haciendo lo que sabes, y vendré a ti como Maestro para completar los espacios en blanco y mostrarte el camino que lleva a la vida. Anhelo traerte a mí mismo y protegerte bajo mis alas. Ve más despacio. Siéntate en silencio. Escucha lo que mi voz susurra en los vientos de mi sabiduría. Yo no te dejaré donde estás. Yo no permitiré que tu vida sea un mosaico de contradicciones a mi promesa. Es un momento para crecer y madurar, y al hacerlo, toda la basura y la irritación de la angustia actual se quedarán atrás. Éste es tu tiempo de bendición, dice el Padre, y ésta es la estación de mi favor sobre tu espíritu, alma y cuerpo. Recíbelo y párate derecho sobre tus pies y sé el hijo de mi mano derecha a la que estás llamado a ser.

-Russel Walden

Deja un comentario