Habla a tu montaña

Habla a tu montaña

El Padre dice hoy, no hay escasez en el cielo. No hay déficits en el cielo y Yo estoy trabajando para traer el cielo a la tierra en tu vida. Los inventarios del cielo son siempre un conteo ascendente, nunca un suministro decreciente. Yo te he dado en la tierra un derecho heredado a los recursos ilimitados de la gloria. Yo dije en mi palabra que Yo supliría todas tus necesidades conforme mis riquezas en gloria. Decide recurrir a la riqueza de bendiciones que está disponible para ti en la gloria. Entra hoy a la economía del reino y comprende que la economía del hombre ya no definirá lo que representan sus fortunas.

Comienza este día gastando la moneda del reino. La fe es la moneda de cambio del reino donde Yo vivo, dice Dios. Gasta tu fe. Gasta tu fe en tus necesidades. Gasta tu fe en el más alto deseo del corazón. Gasta tu fe hablando a tu montaña. No dejes de hablar a tu montaña. Toma una decisión de decir: “esa montaña se está haciendo más grande …” o “quítate y échate al mar” Ponte de pie, dice Dios, y habla a esa montaña de aquellas cosas contrarias lo que es mi propósito para ti y mira cómo será arrojada al mar para ser reemplazada por la sustancia manifiesta de la oración contestada en tu vida.

-Russel Walden

Deja un comentario