La sanidad es tu porción

La sanidad es tu porción

El Padre te dice hoy por las llagas de Jesús puedes recibir sanidad. No hay otra realidad redentora en lo que se refiere a tu salud. Tu vida está en mis manos. Tu salud estaba en mi mente cuando me incliné sobre el madero y recibí llagas por cada enfermedad y dolencia que pudieras enfrentar en tu vida. La sanidad es una provisión que está en tiempo pasado. Yo no cambio de opinión en cada caso, en cuanto a si sano o no sano. La misma herida que te proveyó la salvación, te provee para tu sanidad el día de hoy. Yo he dicho “todo aquel que cree.” Así como las mentes engañadas sugieren que Yo no estoy dispuesto a sanar a todos, entonces su lógica sugeriría que Yo no estoy dispuesto a salvar a todos. Esto es una mentira de las entrañas del infierno, dice el Padre. Escucha mi voz y no la voz de la experiencia amarga. Tú puedes escoger entre adherirte y aceptar mi palabra, o creer la mentira que la experiencia y la decepción te pueden sugerir en esta área. 

Acércate a mí en tu sufrimiento. Ven a mí en momentos en los que eres atacado en tu cuerpo. Tu sanidad ya fue provista y pagada en la cruz. Yo pagué el precio y no hay condiciones religiosas complicadas que deban cumplirse antes de que experimentes el milagro. Yo cumplí las condiciones para tu sanidad en la cruz. Dile a tu mente y a esos pensamientos de incredulidad que sean silenciados y ven con sencillez y expectativas a mi presencia, esperando ser libre y esperando que la sanidad sea tu porción. No serás echado fuera, dice el Padre. Acércate como la mujer con el flujo de la sangre y toca el borde del manto de mi presencia que reposa sobre tí ahora. Yo no hago acepción de personas, pero hago acepciones de fe. Tu fe va a hacer lo que puede hacer y mi presencia hará lo que mi presencia puede hacer y tu situación se invertirá y tu sanidad será tu porción.

-Russel Walden

Deja un comentario