Encargo de bondad

Encargo de bondad

El Padre dice hoy, Yo estoy enviando a alguien a tu vida que representa una asignación del cielo. Condúcelo, dice el Padre. Condúcelo a mi presencia. Han tenido hambre y sed, y nadie ha tenido la gracia de darles el agua viva que represento. Así como Yo te he alimentado y refrescado, quisiera que alimentaras y refrescaras a esta persona para que pudiera llegar a conocer la realidad que se encuentra en mi reino. Muéstrales que Yo soy más que una lección y más que un referente histórico. Demuéstrales los dones que Yo te he dado. Toma lo mío, dice el Padre, y enséñaselo. Este es un encargo y bondad que me mostrarás a su favor.

A otros se les ofreció esta oportunidad y la rechazaron. Estaban demasiado ocupados con sus vidas y demasiado preocupados para ser útiles para mí. Vacía tus manos para que Yo las llene, dice el Padre. Tranquiliza tu mente para que puedas escuchar mi sonido. Aparta la mirada de las distracciones de la vida y deja que tus ojos miren directamente a mi trono. Te guiaré con mi ojo, y así te recuperarás a ti mismo y al que se ha descarriado. Cada día es una asignación del cielo. Nunca hay un día malo en mi reino. Siempre estás en el patio de recreo de mis propósitos, tanto persiguiendo como adquiriendo esos beneficios, bendiciones y responsabilidades que proceden de tener una relación conmigo. Acepta la tarea que tengo para ti hoy, dice el Padre. Mirar para ver, escuchar para oír y palpar para sentir según mi guía específica. Cuando veas tu oportunidad, actúa sin dudarlo. La recompensa será grande y el pago de la obediencia traerá una gran alegría a tu día de hoy.

-Russel Walden

Deja un comentario