Nunca te rindas

Nunca te rindas

El Padre dice hoy: Yo te juzgo por mi fuerza, no por tu debilidad. Cuando te miro, mido lo que Yo hago a continuación por tu dependencia de mí y no por ninguna otra cosa. Tu fe y tu absoluta confianza en mí con todo tu corazón, alma y ser determinan lo que sucederá a continuación en tu vida. No hay necesidad de convocar a la bravuconería humana o algún estado de ánimo pseudoespiritual, porque Yo no estoy impresionado por tal cosa. Cuando Yo vengo, estoy buscando una cosa en la tierra, y una cosa en tu corazón, y esa es la fe. La fe mueve las montañas. La fe trae lo invisible al reino de lo visible y establece una realidad celestial en la tierra en tu situación. Concéntrate en eso. Edifícate orando en el Espíritu Santo. Construye mi fe dentro de tí mismo al oír mi palabra y toda la topografía de tu vida se verá alterada para bien.

Cuando estés bajo presión en la situación, elije presionar contra la presión. Nunca te retires y nunca te rindas. Cuando otros digan que no hay ayuda para ti en Dios, di a tu alma: “Dios es mi ayudador”. Cuando otros sugieran que Yo te he abandonado por alguna imperfección o falla, no les prestes atención. Conoce que mi Nombre y no tu perfección sin pecado es la base sobre la cual Yo actúo para salvarte y sacarte de muchas aguas. Conoce que hoy Yo soy su rescate. Yo soy el héroe y la Cruz es suficiente. Toma la decisión definitiva de actuar y pensar de manera contraria a las exigencias de la situación. Cuando estés luchando y enfrentando probabilidades imposibles, haz lo que haría Yo en la situación. Sé un imitador de tu Padre que está en los cielos, porque Yo nunca te dejaré ni te desampararé. Yo aseguraré tu fe y te ayudaré hasta que las circunstancias cambien y salgas al otro lado bendecido, intacto y cantando con alabanza y júbilo en tu alma.

-RW

Deja un comentario