Refúgiate en mí.

Refúgiate en mí.

El Padre dice hoy, descansa este día porque Yo no te estoy castigando por la debilidad de tu carne, más bien te estoy recompensando por la buena voluntad de tu corazón y espíritu. Las Escrituras se están cumpliendo a tu alrededor y las corrientes de vida que fluyen bajo la puerta del Templo 

en los cielos te están elevando de la experiencia hasta los tobillos y te llevan a las profundidades donde hay aguas para nadar, incluso a las profundidades no rastreables de las huellas de mi corazón,  mis pensamientos y mi Espíritu. Ésta es su porción porque se te ha dado conocer, sí, comprender las verdades profundas ordenadas para ser reveladas en los últimos tiempos. 

El Padre dice hoy, descansa este día porque Yo no te estoy castigando por la debilidad de tu carne, más bien te estoy recompensando por la buena voluntad de tu corazón y espíritu. Las Escrituras se están cumpliendo a tu alrededor y las corrientes de vida que fluyen bajo la puerta del Templo en los cielos te están elevando de la experiencia hasta los tobillos y te llevan a las profundidades donde hay aguas para nadar, incluso a las profundidades no rastreables de las huellas de mi corazón,  mis pensamientos y mi Espíritu. Ésta es su porción porque se te ha dado conocer, sí, comprender las verdades profundas ordenadas para ser reveladas en los últimos tiempos. 

No temas las crecientes aguas de la adversidad en el mundo que te rodea. No tienen respuestas y luchan por seguridad y no encuentran ninguna. No necesitas andar de un lado a otro buscando respuestas porque YO SOY en mi persona tu Camino, tu Verdad y tu Vida. Refúgiate en mí. Ancla tu sentido de descanso y seguridad en quién soy Yo en tu vida, incluso cuando la pérdida te enfrenta y el enemigo se burla de tu confianza en mi palabra. Recuerda que no eres débil y Yo no te he dejado solo. Mi fuerza está en ti y mi Espíritu va delante de ti, está a tu lado y es tu retaguardia. Eres un hijo redimido de un Padre amoroso y nada de los fuegos de esta prueba dejará ni siquiera el olor a humo en tu ropa. RW

Deja un comentario