RENUNCIAMOS AL ENGAÑO

Sabemos que es abominación para Dios consultar a los muertos, a través de médiums o adivinos. Ellos hablan cosas que parecen verdaderas, de ahí viene el engaño. Los muertos, muertos están y no hay forma de comunicarnos con ellos. Hoy renunciamos a toda participación con estas costumbres.

Deja un comentario