ANSIOSOS POR NADA

Lo vivido por la humanidad en los pasados dos años y medio, no ha sido poca cosa, ha incrementado el estrés, la incertidumbre, el temor y la preocupación en millones de personas, llevándolos en caso hasta el extremo. No habíamos escuchado de tantos casos de “ataques de pánico”, de ansiedad y de temores diversos.

Filipenses 4.6. Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

La ansiedad es una condición de salud mental, y sus causas exactas son complejas. Para los hij@s de Dios, la ansiedad puede ser una “crisis de fe”, y las crisis surgen como resultado de cambios profundos y de consecuencias inesperadas en la vida. Todos sin excepción, hemos sido afectados de una u otra manera por la pandemia.

Si lo permitimos, las crisis pueden sacudir nuestra fe hasta los cimientos. Muchas personas han comenzado a preguntarse el por qué de tantos problemas y pérdidas, al punto de dudar de Dios y desequilibrar sus estados de ánimo. Recordemos que el temor no es solo una emoción, es también un espíritu demoniaco cuya finalidad es atormentarnos y destruirnos.

1 Pedro 5. 8-9.¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar. 9 Manténganse firmes contra él y sean fuertes en su fe. Recuerden que sus hermanos en Cristo, en todo el mundo, también están pasando por el mismo sufrimiento. NTV

Padre, vivir en tu presencia es lo más importante para mí. En tu presencia hay plenitud de gozo, delicias a tu diestra para siempre. Hoy vengo aquí, a tu presencia, por el camino que me abrió la sangre de Cristo, arrepentido, por tanta duda, enojo, decepción, cansancio, por todas las circunstancias adversas que he estado viviento. Te entrego mis cargas. Llena mis vacíos, decepciones, miedos, inseguridades, con tu amor. Refresca tu palabra, que mora en mi corazón. Avívala con tu Espíritu Santo, con revelación. Te pido que vuelva el gozo de mi salvación, que tu noble espíritu me sustente, me alimente, me guíe a la victoria. En el nombre de Jesús, amén.

Comentarios Facebook