BATALLAS EMOCIONALES

Las batallas emocionales tienen su raíz en nuestros pensamientos. Una sola idea puede desatar la tercera guerra mundial.

2 Corintios 10. 3-5. Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,5derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,

Nuestra mente es un universo de pensamientos. Es por eso que la Palabra de Dios nos habla de renovarla, de cambiar nuestra antigua manera de pensar y de no permitir que mingún dardo de fuego del maligno, que son ideas cuyo objetivo es desviar nuestra atención de la verdad, permanezcan y crezcan en nuestro pensamiento, hasta convertirse en inmensas guerras, que pueden ser detenidas y apagadas con el escudo de la fe, al declarar la verdad sobre esas ideas infernales.

Es importante llegar a la raíz de los pensamientos. A esa primera idea maligna que te aparta de la paz y del gozo que Dios tiene para ti. No permitas que te atormente, contrarresta, contraataca con la palabra de fe. No sigas viviendo en el pasado. Tienes un futuro y el Espíritu Santo está a tu lado para ayudarte, guiarte, fortalecerte, capacitarte para que puedas vivir el plan maravilloso que Dios tiene para tu vida.

Gracias Padre porque la verdad de tu palabra es la que me hace verdaderamente libre. Hoy decido poner un freno a mis pensamientos, impongo sobre ellos el límite de tu palabra. Gracias porque me has dado la mente de Cristo y la fuerza y el poder de tu Espíritu Santo para no dejarme dominar por ningún pensamiento que no provenga de ti. Hoy echo fuera de mi mente todo pensamiento de muerte, de fracaso, de enfermedad, de miedo, de derrota, de soledad, todo pensamiento contrario a tu palabra. Me enfocaré y meditaré lo que me dices en tu palabra, en el nombre de jesús, amén.

Comentarios Facebook