CRITICAR – COMPLICAR – ELIMINAR

Esta es la dinámica de un complot. Así pensaban los sacerdotes. No desconocían el milagro, pero necesitaban eliminarlo para no perder la fuerza y el espacio en sus territorios. Judas criticó el desperdicio del perfume derramado por María, la mentalidad de los que están sentados siempre juzga a los que hacen algo para Dios.

¿Qué haremos con la sociedad que desprecia la vida y mata a los niños en el vientre? ¿Qué haremos con la sociedad donde la corrupción y el robo se han hecho comunes y casi legales? ¿Podremos hacer algo sentados en la congregación? No, imposible.

¡No pasemos los últimos años de nuestra vida oliendo a naftalina! Sino haciendo algo por los que se mueren en las calles, por los que vagan sin rumbo en esta vida. ¡No quiero seguir dando solo limosnas en las esquinas al que lanza botellas al aire!

¿Por qué querían matar a Lázaro? ¿Porque veían el milagro y seguían el milagro? No, porque quién veía el milagro de Lázaro, se iba tras Jesús.

Juan 12. 17-19. Y daba testimonio la gente que estaba con él cuando llamó a Lázaro del sepulcro, y le resucitó de los muertos. 18 Por lo cual también había venido la gente a recibirle, porque había oído que él había hecho esta señal. 19 Pero los fariseos dijeron entre sí: Ya veis que no conseguís nada. Mirad, el mundo se va tras él.

Padre bueno, hoy vuelvo a decirte que sí. Vuelvo a decirte Señor Jesús, que estoy listo para servirte. Te doy gracias por lo que has hecho en mí, por posar tus ojos en mi. ¿Cómo podré explicar a Jesús hoy? ¿Cómo daré a conocer a Dios? Por lo que hiciste en mí, por lo que hiciste ayer y por lo que harás hoy, pero sobre todo por cautivar mi corazón: Por eso mi Señor, te amo, te adoro, te sigo y te sirvo. ¡Aleluya! A ti toda la gloria, en el nombre de Jesús, amén.

Comentarios Facebook