PARA CRECER SANOS…

Requerimos ser discipulados. Así como los padres y madres acompañan la vida de sus hijos hacia su madurez, enseñándoles, entrenándoles, corrigiendo y modelando la vida que quieren para ellos, así cada hij@ de Dios necesita padres y madres espirituales con quienes tener la confianza de hablar acerca de sus problemas y batallas personales con el pecado y la carne; y para asegurarse que las enseñanzas que reciben respecto a Dios y a Cristo Jesús, produzcan las convicciones que se requieren para madurar. Veamos a Pablo apóstol adviritiendo a su hijo espiritual Timoteo, al respecto.

1 Timoteo 1. 3-6. Cuando partí hacia Macedonia, te rogué que te quedaras ahí en Éfeso y que frenaras a esas personas cuyas enseñanzas son contrarias a la verdad. 4 No dejes que pierdan el tiempo en debates interminables sobre mitos y linajes espirituales. Esto sólo conduce a especulaciones sin sentido alguno, que no ayudan a que la gente lleve una vida de fe en Dios.5 el propósito de mi instrucción es que todos los creyentes sean llenos del amor que brota de un corazón puro, de una conciencia limpia y de una fe sincera; 6 pero algunos no lo entendieron. Se desviaron de estas cosas y pasan el tiempo en debates sin sentido. NTV.

Y recordemos lo que Pablo dijo a los creyentes “carnales” de Corinto:

1 Corintios 3. 5-6. ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor.6Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.87Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento.9Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor.9Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

Padre, gracias por tu gran amor y por el cuidado paternal que siempre tienes para mí gracias por los líderes espirituales que has asigando para ayudarme a alcanzar tu propósito divino. Te pido que nos lleves en la unidad de tu Santo Espíritu por el camino de buenas obras que tienes preparado para nuestras vidas. En el nombre de Jesús, amén.

Comentarios Facebook