¿POR QUÉ NO CREZCO?

CARNALIDAD es toda forma de pensamiento y de vida pecaminosa que sigue operando en los hijos e hijas de Dios y que detiene su crecimiento a imagen de Cristo. ¿Podemos los seguidores de Jesús mantener actitudes y comportamientos infantiles, inmaduros? La respuesta es SÍ, y eso puede dejarnos atrasados y aun estancados por años, sin dar el fruto que el Señor espera de cada uno.

1 Corintios 3. 1-6. De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.2Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía,3porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?4Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?5¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor.6Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.

¿Cómo te sentirías como padre o madre, si la estatura de uno de tus hijos fuese la misma a los dieciseis, que la que tuvo a los diez años de edad? Te preocuparía mucho y harías algo para remediarlo. En cuanto a crecimiento espiritual, tenemos que preguntarnos qué tanto hemos crecido en el carácter y la vida de Cristo en los últimos años. ¿Eres hoy más perdonador y amoroso que hace dos o tres años? ¿Qué pecados ya dejaste de practicar, o cuál sigue esclavizándote? Nuestras victorias espirituales son señales del avance, del crecimiento que estamos teniendo en Cristo; las derrotas muestran lo opuesto.

Padre ayúdame a ser obediente. A aceptar mi responsabilidad en los eventos de mi vida. A no culpar a los demás, a las circunstancias, a mi propia opinión, sino a mi comportamiento y a las consecuencias de mis acciones. Me expongo a ti, a tu palabra y a tu Espíritu Santo, guíame a la verdad y ayudame a salir de los techos que yo mismo he fabricado, que han imperdido mi crecimiento, en el nombre de Jesús, amén.

Comentarios Facebook