VESTIDOS DE GALA.

Apocalipsis 19. 8. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.

Somos la novia de Jesucristo, su prometida, la amada por la que estuvo dispuesto a morir, por la que dio su vida para redimirla y rescatarla del enemigo, para purificarla, lavarla y darle una tarea juntamente con Él. Los cuentos que relatan las películas y las series no se acercan a la realidad espiritual de tinieblas de la que nos rescató el Señor Jesús con su maravillosa obra redentora.

El simbolismo del matrimonio la Palabra lo aplica a Cristo y al cuerpo de creyentes, conocido como la iglesia. Su iglesia somos los que hemos reconocido a Jesucristo como nuestro Salvador y Señor. Cristo es el “novio” que ha escogido por amor a su “novia” la iglesia. Hoy vivimos el periodo en que el novio se ha ido a preparar la morada de la novia y regresará por ella en el “arrebatamiento” para unirse y celebrar en aquel día la cena de las bodas del Cordero. Mientras regresa, la novia se prepara, siéndole fiel y realizando las obras de la fe
Apocalipsis 19. 6-8. Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina!7 Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado.8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.

Padre, gracias, por tus maravillosos planes de reconciliación, preparación, y celebración que tienes ya en marcha para disfrutar junto con cada uno de los hijos que Jesús ganó para ti con su obra en la cruz. Abre mis ojos para ver todo lo que estás preparando y mi entendimiento espiritual para conocer los tiempos, las sazones, todo lo que está siendo preparado para este momento, en el que Jesús vendrá, vestido de gloria, por su novia, a la cual, gracias a tu salvación, yo pertenezco, en el nombre de Jesús, amén

Comentarios Facebook