LAS RESPONSABILIDADES DEL VARÓN.

Génesis 2.15. Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.

Después de formarlo, Dios dio al varón la tarea de cultivar, trabajar y cuidar un territorio. ¿Qué territorio te asignó Dios a ti para reinar y señorear?

El huerto era un lugar protegido. El Edén, por definición, un lugar de delicia, placentero. Dios puso a Adán en el huerto como líder responsable de la creación. ¿Cómo está hoy el planeta? Ya no se asemeja al jardín original, aunque quedan vestigios de su esplendor; los seres humanos lo hemos descuidado, sobre explotado. Por eso estamos viviendo los efectos del cambio climático, la irresponsabilidad de la humanidad, la de los varones ha sido monumental.

Los hijos de Dios no vivimos para evadir responsabilidades, sino para asumirlas y dar cuentas, siendo íntegros en cuanto a convicciones y compromisos, no agrietados en el carácter. Un hombre íntegro no está dividido por dentro, no es de doble ánimo. No es “chueco”, es recto para dar consejo sabiamente, y para que los que le rodean puedan sostenerse en su ejemplo de vida.

Santiago 1. 5-8. Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.6Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.7No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.8El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

Padre, te confieso que me siento abrumado por las responsabilidades y muchas veces confundido pues no sé cuál es la mejor decisión que debo tomar, pero hoy pongo mi confianza en ti. Tú me creaste con propósito, nunca me dejas ni me desamparas y me has dado todo para salir adelante con éxito, tus dones, tus habilidades, tu sabiduría e inteligencia, pues tengo la mente de Cristo y tu Espíritu Santo que me guía a cada momento. Hoy siento tu presencia y tu protección y estoy seguro de salir adelante en cada reto que enfrentaré hoy,  en el nombre de Jesús, amén.

Comentarios Facebook