NATURALEZA DEL SER HUMANO

Para comprendernos mejor como hijos de Dios; y valorar la inmortalidad con la que fuimos creados, es necesario saber cómo estamos conformados. Muchas personas piensan que el ser humano es solamente cuerpo físico, cuya existencia termina al morir. Otros piensan que somos cuerpo y alma; sin embargo Dios nos dice claramente en su Palabra que somos seres trinos: Somos un espíritu, que tiene un alma y vive en un cuerpo.

1 Tesalonicenses 5. 23. Y el mismo Dios de paz los santifique por completo; y todo su ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 24 Fiel es el que los llama, el cual también lo hará.

Dios es espíritu y nos creó a su imagen y semejanza. Él también es un ser trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Cada componente del ser humano tiene características y funciones especiales y aun cuando es difícil separar el alma del espíritu, éstas son partes distintas.

Nuestro espíritu es lo más interno de nosotros, el alma se encuentra entre el espíritu y el cuerpo. el CUERPO FÍSICO opera en la dimensión material; conectando el medio ambiente externo con el interno, a través de los sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto). El alma opera en la dimensión psicológica, en el campo de los pensamientos, sentimientos y de la voluntad. El alma interpreta lo que sucede en el ambiente físico externo y en el ámbito espiritual; y sus facultades son la razón, la memoria, los afectos, la imaginación, la conciencia de uno mismo y la personalidad.

Hebreos 4. 12. Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir (separar) el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Gracias Padre por tu salvación integral, que abarca todas y cada una de las áreas de mi ser. Tu fidelidad alcanza hasta los más mínimos detalles, que son de suma relevancia para llegar a la plenitud que tu deseas, que viva en la prosperidad en todas las cosas, la salud, y que mi alma sea libre y próspera. Salud en mi cuerpo, en mi alma y en mi espíritu, en el nombre de Jesús, amén.

Comentarios Facebook