PLAN DE DIOS PARA LAS FINANZAS

Dios tiene un plan perfecto para nuestras finanzas. Este tiene un gran propósito: Bendecirnos materialmente para ser canales e instrumentos de bendición y para extender su reino. Por esto “siembra semillas mientras puedas”. Si observamos el contexto de la bendición material contenida en este versículo, entenderemos algo de gran impacto: La importancia de dar generosamente.

2 Corintios 9. 11-12. para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.12 Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios;

Se culpa a las crisis económicas de la pobreza y escasez en que viven millones, pero en realidad su problema es espiritual. La codicia, la avaricia, la corrupción, la mala administración del dinero, el endeudamiento, etc., están detrás de los problemas financieros. El diablo estorbará nuestra siembra material, porque no quiere que cosechemos lo eterno. ¡No nos preguntemos qué pasa con el sistema financiero!; cuando lo que debemos hacer es echar fuera a los enemigos de la bendición material, y creer en la provisión de nuestro Padre.

3 Juan 2.  Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

Padre, gracias porque eres un Padre bueno, que siempre desea lo mejor para mí, porque tienes pensamientos de paz y no de mal, para darme el bien que espero. Tu deseo es que viva libre, sano, próspero, en abundancia, que no me falte nada, para que pueda tener lo suficiente para dar generosamente a quien lo necesite y para contribuir al crecimiento del evangelio, para que cada vez más y más hijos tuyos regresen a casa. Ayúdame, por medio de tu Espíritu Santo a escuchar tu voz y a hacer los ajustes y cambios que me estás aclarando por medio de tu palabra. Me enfocaré y no me dejaré intimidar por los engaños del mundo, en el nombre de Jesús, amén.

Comentarios Facebook