VIVIR A DIARIO EN EL ESPÍRITU:

No hay vida cristiana victoriosa más que viviendo en el Espíritu:
Gálatas 5. 16-17. Digo, pues: Anden en el Espíritu, y no satisfagan los deseos de la carne. 17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagan lo que quisieren.

Sólo por el poder del Espíritu Santo activado a diario, podemos hacer morir los deseos y las obras de la naturaleza carnal. La vida cristiana es un continuo entrenamiento para obedecer la voz del Espíritu Santo. Él siempre está dispuesto a guiarnos, es un derecho de los hijos de Dios, el ser guiados por Él.

Romanos 8. 12-14. Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; 13 porque si viven conforme a la carne, morirán; más si por el Espíritu hacen morir las obras de la carne, vivirán. 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Pide al Espíritu Santo que traiga conocimiento revelado para poner en práctica su palabra y ve a la Cruz donde murió tu vieja naturaleza rebelde y pecadora y declara en voz alta…

Gálatas 2. 20. Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Padre, gracias por el maravilloso regalo de tu Espíritu Santo, quien transforma diariamente mi vida. Sin su presencia sería imposible dejar mis formas, mis maneras, mis pensamientos, mi antigua manera de vivir. Pero ahora con su revelación y su poder puedo vivir en la vida abundante y llena de paz que tienes planeada para mí. Puedo sentir su fuego y pasión en mi corazón que me refresca y renueva constantemente. En el nombre de Jesús, amén.

Comentarios Facebook