LA PASCUA EN EL NUEVO TESTAMENTO

El cordero pascual del Antiguo Testamento es un tipo de Jesucristo en el nuevo pacto. Jesús es el cordero inmolado que nos libra del castigo eterno.

Juan 1. 29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Cristo Jesús llevó a cabo nuestra redención, es decir “recompró” nuestra vida espiritual hipotecada por el pecado de Adán, recuperando nuestro derecho a ser libres de la esclavitud al pecado y al gobierno de satanás (simbolizado por el faraón). Ahora estamos bajo el gobierno de Dios y de Cristo. ¡Gloria a ti Señor!

Por su sangre participamos de Él, permanecemos bajo su protección y hacemos valer su triunfo sobre satanás.

Mateo 26. 26-28. Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. 27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

Gracias Padre, celebraré a diario la cena del Señor recordando que el cuerpo de Jesús fue molido por mis pecados y su sangre derramada para el perdón de los mismos. Al celebrarla declararé la redención completa de cualquier esclavitud. En el nombre de Jesús, amén.

Comentarios Facebook