UNA VIDA CON SIGNIFICADO Y PROPÓSITO

De acuerdo con el relato del Génesis, podemos saber que Dios suplía todas las necesidades de Adán y de Eva, tanto las físicas, como las emocionales, las psicológicas, las de amor, aceptación y seguridad.

Génesis 1. 27-28. Así que Dios creó a los seres humanos a su propia imagen.
A imagen de Dios los creó; hombre y mujer los creó. 28 Luego Dios los bendijo con las siguientes palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense. Llenen la tierra y gobiernen sobre ella. Reinen sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que corren por el suelo».

Dios le dio a Adán “el propósito de reinar”, de gobernar sobre las aves de los cielos, las bestias del campo y los peces del mar. También le dio la tarea de cuidar del jardín del Edén, junto con la orden de no comer del fruto de cierto árbol.

Génesis 2. 15-17. Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Adán le puso nombre a todos los animales y de su propio cuerpo formó a Eva y se la dio como ayuda idónea. Si Adán y Eva hubieran elegido vivir “dependientes” de Dios, hubieran vivido eternamente y sin corrupción alguna, ya que todo lo que Dios creó era bueno. Adán y Eva poseían la capacidad de pensar, sentir y elegir conforme a la voluntad del Creador, y representarlo dignamente.

Gracias Padre porque mi vida adquiere su significado a partir de una relación viva y cercana contigo, el Dador de Vida. Eres el único mediante el cual descubro la razón de mi existencia y el legado que dejaré a las generaciones. Eres la razón y el significado de mi vida, en el nombre de Jesús, amén.

Comentarios Facebook